Hay muy pocas personas a las que no les guste la idea de la generosidad. De hecho, somos una especie que ama ayudar a los demás y combatir las necesidades cuando las vemos. Desafortunadamente, también hay muy pocas personas que están contentas con el nivel de generosidad en sus vidas. La mayoría de la gente que conozco desearía poder dar más. Y aunque hay una serie de razones por las que este puede ser el caso, a veces la mejor solución puede ser la más simple.

Con ese fin, hay un número de pasos simples que podemos tomar para hacer de la generosidad un factor más activo en nuestras vidas. Si usted nunca ha donado dinero o tiempo, esta sería una gran manera de empezar (no importa cuál sea su situación económica actual). Por otro lado, si usted sólo espera elevar el nivel de generosidad en su vida, también encontrará que algunos de estos sencillos pasos son relevantes y útiles.

Seguir leyendo